miércoles, 21 de marzo de 2012

Doña Emilia, Maestra Nacional.

En la Plaza de la Verdura, la plaza de mis amigos, de Javier, de Carlos, de Joselito, de Fernando Papiri, de Nancy, de Jose y su hermana, de Pili, Fidela e Isidoro, el de los calzados, y de tantos otros que formaron parte de mi niñez, en esa Plaza en la que tantas veces jugábamos delante de la "Casa de las Aguas", y que había sido antiguamente Fábrica de la Luz, enfrente, en el número 28, al lado de la Farmacia de Puig y de la tienda de la abuela de Nancy Koromoto, donde solíamos comprar la chavalada de la Verdura, vivía Doña Emilia Rodríguez Santos, que era Maestra Nacional. En la vivienda familiar, que formaba parte de la calle San Román, aunque incrustada ya en plena plaza, vivía la buena de Doña Emilia junto a su marido Don Emilio Basterra Isasi, que trabajaba en la vieja cárcel de La Parda. Sus comienzos como maestra los pasó en un colegio de Moraña, pero donde seguro que la recuerdan es en Combarro donde pasó toda su vida dando clases en un colegio de niñas, de los de antes, de los de la escuela con suelo de tierra, crucifijo y foto de Franco. Estaba en la carretera general, al lado de la tienda de la señora Carmen y enfrente de la casa del médico señor Bua. Aunque ya hace muchos años que nos dejó, algunos aún recordamos a Doña Emilia Rodríguez Santos, Maestra Nacional.

Doña Emilia con sus alumnas del Colegio de Combarro en el curso 1959/60.





















Doña Emilia, la cuarta empezando por la derecha, en la fila de arriba, en una imagen de 1917, delante de la iglesia, en lo que se conocía como "Galiñeiro", con sus compañeros catequistas de las Juventudes Antonianas de San Francisco, comandadas por el Padre Luis, director de la Orden y también fundador de la Sociedad Filarmónica, y que tantos y tantos recuerdos dejó en Pontevedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario