domingo, 29 de abril de 2012

Los niños de la Herrería.

"María la del Carrillo" en su moderno quiosco.
La Plaza de los niños de los sesenta y setenta. Alli nos pasábamos toda la chavalada horas y horas jugando con aquéllas pelotas "Gorila" que venían con los calzados de "Felipe" en los Soportales donde los bancos y los árboles hacían de porterías hasta que venían los "bacenillas" a echarnos. Pandábamos en "baranda" cuando eramos los últimos y hemos jugado al "pincho", a las "bolas" y al "trompo" en los jardines, también a la "goma", si a la "goma" y al "brilé". Nos subíamos unos encima de otros jugando a la "mula" o a huevo, pico araña" y algunos eramos "polis" y otros "cacos". Hacíamos nuestros "carros de bolas" en "Bomberos" (detrás de Hacienda) y nos tirábamos por la cuesta. Algunos hasta recordamos que nos asustaban los "Fuegos Artificiales" de las fiestas de "La Peregrina" cuando se celebraban en el entorno de la fuente. Esperábamos a los tres "Reyes Magos" en San Francisco para la Adoración del Niño, y de paso, que soltaran algún caramelo. Estrenábamos ropa el día de "Ramos" y nos hacíamos la tradicional foto en la fuente de la Herrería, después a pegarle a la burra. Nos arrodillábamos cuando pasaba el "Corpus" y veíamos como bailaban a los Santos. Un servidor jugó a los "yo-yós" en el concurso que organizó Coca-Cola en el medio de la Plaza a mediados de los sesenta y nos caía la baba con aquellas inmensas roscas que daban de premio en los "Maios". Vimos como Sara Montiel rodó las escenas de la película "Esa Mujer" y alguna vez hasta comprábamos los boletos en la tómbola que por Navidades instalaban los de Moliner. Hemos comprado en el "Carrillo de María" y, a veces, por no "aguantarla" íbamos hasta la de Gelucho que era su competencia. En verano, tomábamos helados en el carrito de "La Ourensana" y después en el kiosko que pusieron de "Avidesa" y ya con el invierno tomábamos las Castañas de "Herrera".

Gelucho competencia de María,
además de poeta.

Foto: Diario de Pontevedra.
Cuando comenzaba la adolescencia nos sentábamos en los bancos de la Herrería, cada pandilla tenía el suyo, llenábamos el suelo de pipas y hasta alguno grababa el nombre de su "amor" con una navaja. Nos juntábamos todos los "futboleros" y solíamos sentarnos en el escaparate de Clarita hasta que nos echaban. Cuando llovía la montábamos con una maleta tocadiscos y alli organizabamos los guateques y, sinó, nos íbamos al Coralín a oir el "Give a little Bit" de "Supertramp" que estaba de moda o a jugar al billar o al ping-pong, si estaba lleno nos acercábamos hasta la de "Mimos". Cuando tocaba comíamos los bocadillos de tortilla del "Puerta y Puerta" que llevaban más cebolla que patatas o los calamares del "Estrella" hasta que abrió la Señora Amparo su local con su famosa especialidad "Amviri" y nos hicimos "fan". Muchas tardes las pasábamos en la terraza del "Carabela" ya que nos "dejaban" y alguna que otra vez tomamos un café en el "Savoy", después abrirían "Daniel" y hasta allí te acercabas a "tomar algo" en una de sus ventanas y ver pasar en media hora a toda la gente de Pontevedra. Cuando tocaba película, visitábamos la cartelera de los Soportales y allí nos saludaba Luis el "limpiabotas" con su "hasta luego chavaliño...", alguna vez nos hemos pesado en la báscula que tenía a su lado y que no funcionaba casi nunca. Y por último seguro que muchos dimos tanto de comer a las palomas que parecen gaviotas, ah..., no, que ahora son gaviotas.

María con su amigo Manolo el del "Bar Estrella".

5 comentarios:

  1. Bueno, pero lo que eran inmensas eran las roscas no las rosas. Como este post. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, cierto y corregido. Un saludo Leoncio.

      Eliminar
  2. Yo le puse petardos, con otros,a la buena de María. Maldito de mi...

    ResponderEliminar
  3. Pués yó le compraba, primero sobres sorpresa,luego pitillos sueltos y un poco más tarde condones.La buena de María,la del carrillo no necesitaba petardos...Esos aún estaban por llegar!

    ResponderEliminar
  4. La competencia primero que tuvo Maria fué Jose que tenía un carrillo como el de ella a lado y que mas tarde se hizo taxista en la parada de taxis que había en la plaza de Compostela.

    ResponderEliminar